jueves, 15 de octubre de 2015

Contradicciones postales

Hace poco más de dos meses tuve que enviar unos documentos por vía postal al extranjero. Era imprescindible mandarlos físicamente, no era válido hacerlo virtualmente. Además, tenían que llegar lo antes posible pues debían regresar debidamente firmados.

Pregunté en la oficina del correo que queda cerca de mi casa y que es la que uso habitualmente si tenían algún servicio expreso. Me dijeron que sí, aunque costaba un poco más que el servicio común. Me pareció razonable el sobrecosto.

Todo iba bien hasta que la señora del correo me dijo: "como es un envío expreso, debe ir certificado. Eso quiere decir que lo debe recibir el propio destinatario y firmar la constancia de recepción, previa identificación con un documento. No lo puede firmar otra persona". Cuando le pregunté qué pasaba si el cartero iba cuando el destinatario no estaba, me dijo que regresaban al día siguiente y si de nuevo no estaba el destinatario, devolvían el sobre al remitente. O sea, a mí.

"Qué cosa más ilógica", contesté. Le aseguré que confiaba en el correo y que yo estaba segura de que el sobre iba a llegar a las manos correctas aunque el destinatario no firmara, aunque lo pasaran bajo la puerta de su casa. Es más, aseguré que estaba dispuesta a firmar una declaración que dejara constancia de mi renuncia a esa obligación, que me bastaba con que los documentos llegaran a la dirección indicada. La respuesta fue que no, que eran normas internacionales del país de destino, que ese era el procedimiento y que era inamovible.

Descarté el correo y consulté en una empresa de mensajería privada. El precio por el mismo envío era más de cien soles (más de treinta dólares), ¡por dos papeles que no pesan ni 50 gramos! Además, las condiciones eran las mismas: el destinatario debía firmar sí o sí, el mensajero iba dos veces y si a la segunda vez no estaba la persona que debía firmar, el sobre regresaba a mis manos. Tiempo y dinero al agua.

Hablé con el destinatario, me dijo que le era imposible estar "retenido" en su casa u oficina a la espera del cartero o el mensajero. Estuvimos de acuerdo en que es un requisito innecesario, así que la decisión final fue enviar los documentos por correo normal, común, sin certificar.

Como nunca antes, el envío demoró casi dos meses en llegar a su destino. Para mi buena suerte, otra persona conocida viajó a esa misma ciudad y me trajo el sobre de vuelta, con lo que me ahorré los dos meses de espera para la respuesta.

Realmente, no tiene sentido que el destinatario en persona deba firmar la constancia de entrega.

30 comentarios:

  1. Aquí en España, si el remitente no se encuentra en su domicilio en ese momento, se le deja una notificación en su buzón, indicándole que se pase por la oficina de correos que se detalla en la misma, a recoger el certificado. ¡Nos parece que esta solución tiene más sentido!

    Muchos besos de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definitivamente es una solución con mucho más sentido. No amarra absurdamente a una persona a su casa por tiempo indefinido.

      Eliminar
  2. En USA, si la persona no está le dejan (SIEMPRE) aviso que regresarán al día siguiente y si no, pueden recogerla en el correo. Funciona muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso facilita las cosas, pero parece que en este caso no era posible.

      Eliminar
  3. Gabriela, a burocracia me mata. Aqui é igual. Se não estás em csa tens de ir à oficina de correio levantar a encomenda que, muitas vezes, já foi devolvida ao remetente.
    Beijo, querida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final, Nina, parece que el objetivo es hacernos hacer cosas por gusto.

      Eliminar
  4. Yo sé que eres amiga del correo postal, aunque a veces hacen difíciles los trámites. Felizmente todo se resolvió bien y seguirás utilizando ese medio para tus envíos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy tan amiga del correo postal que las señoras que trabajan en esa oficina ya me conocen, Acirema.

      Eliminar
  5. Burocracia se llama, grrrrrr. Aquí si no te encuentran te dejan notificación para que tú pases por el correo, creo más ágil que lo que te sucede a tí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que más ágil y más lógico, Abril.

      Eliminar
  6. ¡Casi dos meses en llegar por el correo normal! Eso me parece un disparate...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disparate sobre disparate. Felizmente es una excepción en mi larga amistad con el correo postal.

      Eliminar
  7. Por aquí si va por encomienda se le avisa al cliente dónde lo debe ir a retirar pero si es por correo pasa lo mismo que allí, es una norma de seguridad.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Una locura.
    Nosotros en Argentina no somos una joya en cuestiones de correo, pero siempre te hacen dos visitas y te dejan un aviso para que pases por el correo, tanto en el correo común o el privado.

    Cosas de la burocracia.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has resumido perfectamente, María Rosa: una locura. Total.

      Eliminar
  9. Que horror ya ves. nosotros en el Blog hacemos una cadena de Christmas todos los años y este año... Nos la han dinamitado!! Que locura. Totalmente identificada con tu post 😀 besazoa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lástima por su cadena navideña. Espero que eso no les quite las ganas de seguir haciéndola.

      Eliminar
  10. Sigo pensando Gabriela, que en muchas cosas Chile y Perú somos muy parecidos. Incluso en el mal servicio postal. En mi país, menos mal que las cuentas se pueden pagar por Internet, porque "por cartero" llegan generalmente vencidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo raro es que el servicio postal no es malo, Esteban, pero estas condiciones absurdas llamaron mi atención de manera no buena.

      Eliminar
  11. ¡Qué cosa más rara...! Yo suelo utilizar a menudo el servicio de correo certificado porque puedes seguir los paquetes o cartas gracias a un localizador y, sí es cierto que es algo más caro pero no es obligatorio que la persona que lo reciba sea la misma persona cuyo nombre aparezca en el papel. Lo que si hacen es tomar los datos de la persona que lo recibe y hacer que esta firme para que quede constancia. Y sino te dejan un aviso en casa para que pases por la oficina a recogerlo tú mismo.

    En fin...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo uso mucho el correo postal también, pero nunca mando nada certificado pues confío en que el correo siempre llega. No sé si esta loca condición es cosa del correo de mi país o del país de destino, pero sí que fue tremendo obstáculo.

      Eliminar
  12. En mi pais si no está el destinatario..aviso y se va a correos.
    Desde luego en tu pais es un abuso y en mensajeria privada aun mas.
    Besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un abuso, Inma, pero no es cosa de mi país sino del país de destino. Es ahí donde ponían las complicaciones.

      Eliminar
  13. Que triste termo que depender de serviços que atendem a nossa necessidade. Aqui os correio são órgão publico e tudo que é público não funciona direito. Também sofremos com maus serviços.
    Bjos tenha um ótimo dia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Anajá, realmente es triste tener que depender de servicios ineficientes para muchas cosas en nuestra vida diaria.

      Eliminar
  14. Ojala ayude tu protesta ...en fin, esperemos mejore el sistema.
    besos, feliz dia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En verdad lo dudo, Patricia, pero no hay que perder la fe.

      Eliminar
  15. Tanto problema no hay aquí. Si no estás te deján la notificación en el buzón y tienes varios día para pasar recogerlo.
    Suerte y que se arregle.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felizmente el envío llegó a su destino, Laura. Demoró más de lo habitual, pero llegó.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.