viernes, 14 de junio de 2013

Travesuras del Cosmos

El otro día, al abrir mi correo, encontré en mi bandeja de entrada un nombre que no conozco. Con cierto temor de que fuera una de tantas trampillas que tiene el ciberspacio, abrí el mensaje. Normalmente, mensajes así van directo a la papelera sin abrirse siquiera y de ahí también los elimino. Pero algo me hizo abrir el mensaje, que decía:
Querida Gabriela: gracias por una reunión tan útil. Habrá seguimiento, tal como discutimos ayer. Felicitaciones a ti y a tu equipo por un excelente trabajo mostrando sostenibilidad en el terreno. Tengo muchas ganas de llevar adelante la colaboración con el programa en colegios.
La intriga aumentó cuando vi que el mensaje venía acompañado del logo de un organismo internacional, con dirección física en Barbados. Ese es un lugar del Caribe que no conozco, pero que no estaría mal visitar.

Otras veces, he recibido mensajes así pero de personas que conozco, que obviamente me han mandado el mensaje por error al querer marcar otra Gabriela o el nombre que me antecede o me sigue en su lista de direcciones. Esta era la primera vez que me pasaba con totalmente desconocido. Las preguntas comenzaron a surgir: ¿quién es esta persona? ¿De qué reunión me habla? Y más intrigante, ¿de dónde tiene mi dirección alguien cuyo nombre jamás he escuchado siquiera? Tras vencer más dudas, le contesté:
Gracias por esas palabras tan amables... pero tengo la leve sospecha de que me estás confundiendo con otra Gabriela. Aunque por tus palabras, puedo decir que trabajar contigo debe ser un placer. Creo que si todos los gerentes se dirigieran a sus equipos con ese mismo lenguaje alentador, los equipos trabajarían más contentos. Una pequeña duda viene a mi mente: ¿de dónde sacaste mi dirección? Es decir, ¿estamos conectadas de   alguna manera? Que tengas un buen día. ¡Saludos desde Lima, Perú!
Su respuesta me lo aclaró todo, pues me dijo que sacó mi dirección de un mensaje recibido pocos días antes. Recordé ese mensaje, donde una persona que conozco por trabajo me mandaba fotos de un viaje. Era evidentemente una confusión de su parte pues lo poco que hablamos no amerita, para nada, que me haga partícipe de su viaje.

Con las dudas absueltas y todo aclarado, después de desearnos un buen día, me llegó el último mensaje:
Bueno, el Universo debe haber querido que nos conectáramos.
Eso habrá sido.

44 comentarios:

  1. Ya conectasteis... y nunca se sabe... lo mismo también visitas próximamente o en un futuro, la isla Barbados...

    ResponderEliminar
  2. Well, that's kind of a neat coincidence. :)Sometimes good things happen in mysterious ways.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito que colocaras esa respuesta, con el ritmo de hoy pocas personas se dan el tiempo para agradecer o felicitar al equipo! como que el trabajo bien hecho está implícito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hubiera parecido un desperdicio que ese mensaje tan alentador se perdiera por un error, Renata.

      Eliminar
  4. De verdad que fue una linda equivocación. A veces el Universo nos depara sorpresas muy agradables y para eso debemos estar con la disposición de que lo bueno y bonito está siempre en nuestro entorno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felizmente fue una equivocación con buena fe, Virginia.

      Eliminar
  5. Gabriela, o equivoco está esclarecido, mas, nos tempos que correm é sempre perigoso abrir mensagens provenientes de desconhecidos, já que, circulam por aí verdadeiras histórias de quase terror. Por norma, se não conheço o emissor, não abro a mensagem.
    Desejo-te um feliz fim de semana.
    Beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, Nina, lo pensé mucho antes de abrir el mensaje y una vez abierto, dudé si contestar o no. Normalmente, esos mensajes van directo a la papelera y de luego los elimino de la papelera.

      Eliminar
  6. Si el Universo ha querido conectados quizá no deberíais decir adiós muy buenas y mantener el contacto, Gabriela.

    Podría surgir una bonita amistad.

    ResponderEliminar
  7. Ya dice la canción: La vida te da sorpresas, sorpresas te la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felizmente, fue una sorpresa de las buenas, Acirema.

      Eliminar
  8. Nunca se sabe, a lo mejor es un comienzo de una gran amistad. Muy bueno, pero ten cuidadín al abrir los mails... el peligro está ahí fuera. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy consciente de eso, Releante. Lo pensé mucho antes de abrir el mensaje.

      Eliminar
  9. GABRIELITA LINDA.YA ME CONTARAS, CUANDO ESTES EN
    BARBADOS. LA COSAS SIEMPRE SUCEDEN POR ALGO. BUE-
    SUERTE. TE QUIERO.
    COTITI.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá así fuera, Consuelo. Gracias por los buenos deseos.

      Eliminar
  10. mmmmm..¿se habrá formado una pareja? Cuando estés en Barbados mandanos fotos...jejeej!
    Besoss

    ResponderEliminar
  11. Un sorpresa agradable, no descartes esa dirección nunca se sabe que otra sorpresa te puede dar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. El lugar del encuentro no está nada mal arena blanca y un mar precioso de color. Quién sabe, a lo mejor os conocéis alguna vez:))
    Menos mal que el emisario del correo era gente buena:)) Por norma abro ningún correo desconocido, en eso soy muy desconfiada.
    Buen domingo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. La verdad es que yo no me fío de mensajes así porque suelen llevar virus. Por suerte el tuyo era interesante y bien intencionado. No pierdas la ocasión Gabriela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco me fío de mensajes así, Chusa. Por lo general, ni los abro, pero este fue interesante.

      Eliminar
  14. ¡Qué bueno Gabriela!!!

    Nunca se sabe lo que una casualidad puede deparar. Es cierto que también debemos estar receptivos, si no estás cosas hermosas pasarían desapercibidas.

    Un beso

    Laly

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Laly, una dosis de desconfianza no viene mal, pero a veces hay que ver las cosas desde el otro lado.

      Eliminar
  15. As vezes o engano no fazem conhecer pessoas geniais. Já me aconteceu, eu tenho o hábito de errar o nome das pessoas e confundi-las. Que bom que tudo se resolver bem.
    Bjos e tenha uma ótima semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Anajá, y una excelente semana para ti también.

      Eliminar
  16. La suerte de no mandar un mail al trash!...pero que linda coincidencia. Una experiencia más que quizás te lleve a conocer ese lugar intrigante y bello como lo es Barbados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue pura suerte, Iela, porque también pudo haber sido una trampa de esas que son materia corriente en Internet.

      Eliminar
  17. Barbados se me figura atractivo, lleno de palmeras y arena blanca, agua tibia y gente cálida.

    ResponderEliminar
  18. Não, gabriela, não vi esse filme, mas tenho a certeza que iria gostar muito.
    Beijo

    ResponderEliminar
  19. El ciberespacio también tiene sus misterios. Seguro que volvereis a contactar, ya lo verás :D
    Besazo

    ResponderEliminar
  20. Jaja... yo no creo en las casualidades, eso es el destino! oye, que yo al Caribe me iba! :P

    ResponderEliminar
  21. bueno amiga, por lo menos el mensaje fue lindo.

    Una vez yo recibí en el celular dos mensajes, de diferentes números:
    el primero agradecía la increíble noche que había pasado a mi lado
    el segundo me decía que yo era una zorra cualquiera

    ya te imaginas la cara que puse ante los dos mensajes jajajaja pero me río imaginando la cara del emisor cuando le dije que era mensaje equivocado :)

    saludos Hilda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca he recibido ese tipo de mensajes, pero creo que haría lo mismo que hiciste.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.