lunes, 17 de diciembre de 2012

Diciembre

Foto sacada de este blog 
Ya tenemos a la Navidad tocando nuestras puertas. Con ese motivo, reproduzco una entrada publicada en 2008, referida al mes que estamos viviendo.

Diciembre es un mes de emociones encontradas, no tengo la menor duda. Hace algunos años, el escritor peruano Abelardo Sánchez León publicó un excelente artículo en su columna semanal del El Comercio. Por suerte guardé el texto completo, aunque no el sitio web ni la fecha exacta de su publicación.
Rincón del autor: Diciembre

Por Abelardo Sánchez León

Este mes es una piedra difícil de trasladar y tropieza con el hueco negro de la despedida. Diciembre sacude lo hecho. A fin de cuentas es un mes de evaluaciones. 
Experimenta una extraña sensación de vacío. Se acerca la Navidad y su corazón late como un reloj atascado en la arena. Siente poco, incluso en su relación con las personas más cercanas: su pareja, sus hijos, sus amigos, sus colegas.


Considera que se ha vuelto huraño, cascarrabias, que todo le molesta. Ni qué decir de la política. No puede criticar a la juventud por ser tan indiferente con la política, pues él mismo está como endurecido. No le interesan aquellas riñas y confrontaciones entre candidatos. Está, sin saber por qué, de mal humor.

Ha ayudado en su casa a que se levante, como un verdadero himno de esperanza, el árbol de la Navidad. Aquel árbol, comprado hace unos veinte años en una tienda de segunda mano por la Arenales, le recuerda a tantos otros árboles, cuando era un muchacho y ayudaba a su padre a levantarlo en aquella casa hoy derrumbada. Pacientemente ha contribuido a que durante las noches se llene de luces intermitentes.

Piensa que diciembre es un mes feliz, pero que por extrañas razones, completamente desconocidas, siente malestar en lugar de alegría. Llega exhausto al último mes del año y anhela descansar en el pequeño jardín que su esposa cuida con verdadero esmero. Pero las cosas no se dan. Quiere revisar unos poemas, regar, contemplar la luna de diciembre, hacerle el amor. Lo intenta, pero no se dan las circunstancias. Diciembre es una piedra difícil de trasladar y tropieza con el hueco negro de la despedida. Diciembre sacude lo hecho y se lo refriega en la cara, a fin de cuentas se trata de un mes de evaluaciones, de lejanas calificaciones escolares, de rojos en la libreta.

Piensa que en las épocas del colegio diciembre tenía un sabor especial: por ejemplo, no tener más de dos cursos desaprobados, frecuentar La Herradura con sus amigos Andrés y Vicente, ir a la vermouth del cine Orrantia. Diciembre era risa si pasabas de año. No había malestar acumulado. Las luces navideñas iluminan las fachadas a falta de estrellas y en el centro de su cerebro algo no funciona. Sus cálculos, sus simples deseos, no le han salido.

Decide encerrarse. No asistir a los diversos festejos de fin de año, cuando diciembre es una agenda apretada. Pero si no va tendrá que estar solo y soportarse. Se trata del destino: el tibio sol de diciembre tiene ahora un sabor a metal antiguo. Lo distingo a la distancia, trato de pasarle la voz, pero me abstengo.

Este mes es una piedra difícil de trasladar y tropieza con el hueco negro de la despedida. Diciembre sacude lo hecho. A fin de cuentas es un mes de evaluaciones.
... y de despedidas y de reencuentros y de balances y de nostalgias y de ausencias y de presencias y de esperanza, agregaría yo.

A todos, ¡FELIZ NAVIDAD!

36 comentarios:

  1. Gabriela, não conheço esse autor, mas, acredita, ele e eu somos iguais em relação a Dezembro, em relação ao Natal. Este é para mim um mês doloroso, um mês de perdas que deixam buracos na alma e, no entanto, é o mês do meu aniversario.
    Um grande beijo, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero que tengas un lindo cumpleaños, Nina, y que sigas contándonos de tus aventuras de viaje, tus manualidades y tus novedades.

      Eliminar
  2. Felicitaciones por enviar el bonito texto escrito por Abelardo,por navidad,
    Mil gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gustara, Cyrano. Un texto así merece ser compartido muchas veces.

      Eliminar
  3. Aún falta, pero por si no logro saludarte antes, ¡FELIZ NAVIDAD!

    ResponderEliminar
  4. Diciembre es un mes difícl de transitar,lleno de nostalgia para los mayores y de felicidad para niños y jóvenes.
    Cariños para ti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la Navidad es de los niños, Laura. Y deben disfrutarla pues es SU fiesta.

      Eliminar
  5. Para mi diciembre y en especial la Navidad ha tenido visos de tristeza, se me viene a la mente las Navidades que pasaba sin familia, ya que no podía viajar a mi tierra porque siempre las clases y exámenes en San Marcos se trasladaban a fines de diciembre o principios de enero. Después todo cambió, sin embargo, eso quedó en el subconsciente.

    ResponderEliminar
  6. Tienes razón. Diciembre es un mes de nostalgias, recuerdos, evaluaciones, especialmente para todos nosotros, pero con el favor de Dios tenemos que seguir adelante, viendo con optimismo el futuro con ayuda del cariño que compartimos. Por eso desde aquí les deseo a todos ustedes una Feliz Navidad y un año nuevo mejor aún. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Que bien lo expresa Abelardo en el texto!! Me ha gustado mucho.
    ..."Se exxperimenta una extraña sensación de vacío".
    Es así por todos los que yá no están aquí.
    A los mayores nos gustan poco pero para los niños son unos días muy felices.
    Gabriela, te deseo una buena navidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Un texto precioso nos traes.
    Para mí diciembre representa el re-nacimiento de la fe. Es un mes fundamentalmente entrañable, de abrir el corazón.

    ¡Feliz Navidad Gabriela!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena manera de verlo, Milena, sacando todo el barullo comercial que algunos intentan meter en diciembre.
      ¡Feliz Navidad, Milena!

      Eliminar
  9. Puedo hacer mia esta frase
    Piensa que diciembre es un mes feliz, pero que por extrañas razones, completamente desconocidas, siente malestar en lugar de alegría.
    Ya que es la misma sensación que yo siento.

    Féliz Navidad a ti tambien. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que es una sensación compartida por muchos, Chelo. Muchos saludos.

      Eliminar
  10. Realmente un excelente articulo y la verdad me gusto mucho lo que le agregaste al final,yo le sumaria paz interior y felicidad en Dios je je
    besos, feliz semana!!

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué fechas más complicadas! Y qué liberación la que se siente cuando ves que no es un sentimiento exclusivo de una.

    Precioso texto, muchas gracias Gabriela y Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue la misma sensación que tuve cuando leí el texto, hace años ya.
      Feliz Navidad por Málaga, Laly.

      Eliminar
  12. Feliz Navidad, Gabriela!
    Me voy 4 días de viaje, aunque intentaré publicar por el camino.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Que pases unas felices fiestas con todos los tuyos.
    ¡¡¡Feliz Navidad!!!
    Besazo

    ResponderEliminar
  14. Conozco a muchas personas, Gabriela, a las que la Navidad les produce esos sentimientos encontrados.
    Por mi parte te deseo muchas felicidades, lo mismo que a todos quienes están comentando en esta página.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son las contradicciones de la temporada, Esteban.
      Saludos por casa y lo mejor para ustedes también.

      Eliminar
  15. Regreso para desearte una Feliz Navidad y un Feliz Anyo Nuevo!!! Gracias por tu amistad y por ser maravillosa...
    Besos, se feliz...te lo mereces :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También te mereces felicidad y todo lo bueno de la vida, Patricia. Feliz 2013 para ti y los tuyos.

      Eliminar
  16. Feliz Navidad Gabriela y gracias por ponernos un texto perfecto que expresa las sensaciones encontradas que muchos sentimos por estas fechas. Te deseo también un buen 2013 a ti y a tu familia.
    Chusa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo deseo para ti, Chusa, y que este saludo se extienda a tu familia en España y en Italia.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.