sábado, 17 de noviembre de 2012

Eufemismos

A los publicistas se les dice creativos por algo. Y lo demuestran no solamente con el ingenio de algunos comerciales, sino con la manera en que nos presentan situaciones de todos los días con las que muchas veces nos es fastidioso lidiar.

Por ejemplo, me causa gracia la manera en que presentan el estreñimiento. Jamás de los jamases usan la palabra tal cual. No, ¡horror! Así que echan a andar el ingenio y usan frases como tránsito intestinal lento o intestino perezoso.

Vemos a una mujer muy guapa, siempre muy guapa, diciéndole a una amiga que se siente hinchada, que sospecha que tiene tránsito intestinal lento. ¿Se imaginan a dos amigas hablando con esas palabras? Entonces, la interlocutora le dice que ella también sufre de lo mismo, pero que lo ha solucionado tomando tal pastilla. Santo remedio, a la siguiente escena vemos a la de intestino antes lento ahora acelerado, feliz de la vida, con ropa de gimnasia, haciendo aeróbicos.

Otro ejemplo es el de los niños que llevan por lema "no me gusta", antes de siquiera probar la comida que alguien les ofrece. Lo que cualquier ser humano definiría como niño caprichoso, los publicistas califican como selectivo al comer. Entonces, la mamá del niño selectivo está preocupada porque su hijo "no le come nada". Así que, de nuevo, otra amiga le dice que su hijo también es selectivo, pero que ella lo solucionó con cierto complemento vitamínico. Vemos de nuevo a la primera mamá, ya contenta porque su selectivo hijo recibe todos los nutrientes que necesita su cerebro para desarrollarse en sus primeros años de vida.

Si por un momento prestamos atención y tenemos la suerte de poder leer la letra pequeña, veremos unas advertencias que son de miedo. Tanto que creo que es preferible tener el intestino perezoso y al niño desnutrido. Y eso, si es que podemos leer las advertencias, porque en televisión pasan tan rápido y con una letra tan minúscula que ni siendo Vicky la robot podríamos leerlas. Si son en radio, mueve a risa la rapidez con que hacen pasar la grabación. Parece una creación de Alvin y las ardillas. Ni hablar del tamañito de las letras en los avisos en periódicos y revistas, además de ser letras color crema sobre fondo blanco.

¿Tan difícil es llamar a las cosas por su nombre? Inténtelo, verán que no pasa nada.
--------
Con relación a la entrada anterior, solamente pude conseguir el nombre de la última de las películas que mencioné. Se llama Historias de metro. A ver si logro enterarme del nombre de las otras dos.

43 comentarios:

  1. Por un lado, es agradable que te presenten las situaciones con eufemismos y caras bonitas, pero ahí está la trampa: en no aceptar la realidad.
    Me encantaría que los creativos lo fuesen por amor al arte y no al disfraz y al engaño...
    Me encantaría que la publicidad fuese rigurosa y objetiva...
    Creo que consumimos demasiado en todos los sentidos, quizás sea ese el problema y el mayor engaño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También está la aparente necesidad de esconder lo que se supone que no es "correcto" ni glamoroso, Milena.

      Eliminar
  2. Saludos de USA.
    Ay! Gabrielita! Me he reido muchisimo con tu
    entrada. Debe haber mucha gente que ni entien-
    de esos comerciales; que hasta parece una hua-
    chaferia; eso de "Transito intestinal lento"
    en lugar de estrenimiento, de verdad que causa
    mucha gracia."Selectivo" en vez de inapetente.
    Por favor! deberian bajar al llano, sobre todo
    para que todos puedan entenderlo y sin contar
    lo que podrian decir acerca de los efectos colaterales....(Se dice asi?)
    Te quiero.
    Cotiti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has encontrado la palabra exacta, Consuelo: simple y pura huachafería.

      Eliminar
  3. Hola Gabriela! Leyendo tu post no puedo dejar de estar de acuerdo contigo.
    Sin duda das un par de ejemplos de como los publicistas utilizan los recursos para que las cosas nos parezcan más "bonitas" o "menos ofensivas"

    Entiendo que sea su trabajo para conseguir atraer al público de la mejor manera, es su objetivo, pero desde luego a veces me enfada como nos manipulan o como se dicen las cosas en los anuncios. Por descontado no es uno, ni dos sino varios anuncios que aparecen en tv, revistas etc y que no sólo utilizan palabras rebuscadas para llamar al estreñimiento por su nombre sino que además se apoyan en imágenes muchas veces absurdas o irreales...
    En fin... Espero que la cosa vaya cambiando poco a poco.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Marta, como ver mujeres en un gimnasio, felices de la vida después de haber resuelto su problema de tránsito intestinal lento.

      Eliminar
  4. Me ha encantado este post, Gaby, por lo real del tema que tocas. Me haces recordar "esos días" y sus toallitas que retienen como un litro de líquido cada una, y muchos otros ejemplos.

    Éstos avisos son una anécdota, pero hay casos en que con manipular el lenguaje pretenden suavizar cosas muy duras o hasta inaceptables.

    ****
    Nada que ver con el post pero en este momento palpita una estrella en el mapa de tus visitantes de hoy y aparte de que me identifica, creo, hay uno ¡en San Petersburgo, Rusia, más o menos! Es increíble que lleguen visitas de tan lejos. A mi también me aparecen y lo he posteado por la sorpresa que es.

    Cariños del sur

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas visitas llegadas de tan lejos siempre son una sorpresa, AleMamá. Y que sigan llegando. Cuantos más, mejor.

      Eliminar
  5. Lo que yo veo en las propagandas es que cada vez las entiendo menos. Te venden algo mediante imágenes que no tienen nada que ver con el producto.
    Besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por dárselas de rebuscados, los comerciales a veces ya no dicen nada, Norma.

      Eliminar
  6. Hola Gabriela, me he reído mucho leyendo este post, no porque estes contando un chiste, si no por que me he acordado que aqui en España pasan un comercial a cerca de este tema " ESTREÑIMIENTO", la escena trancurre en el metro, y cuando una amiga le dice a otra que no puede ir al baño, se abren las puertas del metro y se la llevan dos guardias de seguridad,,jjajajajja, cada vez que lo veo no logro entender el porque,,de ahi la gracia que me hace,,jejejno sé si será el mismo comercial al que haces referencia,,,,como si estar estreñido fuera algo de que avergonzarse, saludos bye bye

    http://www.evanidades.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Será que en esta sociedad que exige seres perfectos, el estreñimiento puede ser considerado un delito? Como para pensarlo, Yadira. A ver si encuentro el comercial que describes.

      Eliminar
  7. Me encanta esa palabra peruana "huachiferìa" que ha utilizado Cotiti (no la conocìa, miré en el DRAE) porque son tan cursis estos anuncios que quizàs logran el objetivo prefijado de capturar la atenciòn. Son anuncios ridìculos, aquì en Italia hay uno muy conocido en el que aparece una famosa modelo con un célebre futbolista. Se trata de un tipo de agua mineral pero me saca de quicio cuando ella dice algo asì como "el agua que te ayuda a hacer tanta Plin-Plin", con una vocecita que te dan ganas de estrellarle la botella a la pantalla jaja.
    Querida Gabriela, gracias por hacerme sonreìr, ya he visto que has conseguido la soluciòn a un enigma. Te mando un abrazo grande hasta Lima
    Chusa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huachafería y todos sus derivados es una expresión muy peruana, Chusa. A veces también tengo ganas de aporrear el televisor, como si esas barbaridades fueran su culpa.
      Un abrazo igual de grande hasta Venecia.

      Eliminar
  8. ..y sigue el bombardeo"compre y llevese" tal cosa, lo mejor del escararate, compre y llevese un auto marca tal y le obsequiamos un chocolate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O ahorre en este banco y GÁNESE un viaje a Europa para cuatro, Cyrano. Deberíamos pensar en exigir a los anunciantes que cumplan esas promesas que les encanta poner en imperativo.

      Eliminar
  9. Gabriela, a essa táctica chama-se publicidade enganosa e é crime.
    Beijo e boa semana

    ResponderEliminar
  10. Por eso me levanto cuando llegan los anuncios siempre se me ocurre algo que hacer en ese momento.

    Llevas toda la razón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena idea, Chelo. Tal vez empiece a hacer lo mismo.

      Eliminar
  11. ¡¡¡Qué bueno Gabriela!!! Me he reído de verdad... porque me imagino a estas dos mujeres, una con una cara de felicidad extrema y la otra... la otra con cara de estreñida...¡Qué porras, jajaja!!!!

    Luego están esos anuncios tan flower power, para nuestros días "difíciles", que parece que si compras esas compresas vas a sentir lo mismo que cenando con Hugh Jackman... Y a mí no me engañan, que yo lo paso francamente mal... use la compresa que use. (¿se llaman así en Perú?)

    Un besito guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O con George Clooney, Laly, que no es lo mismo pero es igual (acá se les llama toallas higiénicas y su concepción en la publicidad da como para un tratado de siete tomos).

      Eliminar
  12. Ah Gabriela, mis intentos de localizar películas a través del facebook no dio ningún resultado. Nadie las conocía...

    ResponderEliminar
  13. Huachafo, huachafería, palabras tan peruanas, es cierto. Pero volviendo a los comercialesm un comercial de leche en lata decía como advertencia: "no es sucedáneo de la leche materna". Había que buscar un diccionario para ver el significado de la palabra sucedáneo. ¿No sería más fácil decir: no reemplaza a la leche materna"? Era un comercial de radio, y ese medio llega hasta los lugares más remotos donde la palabra "sucedáneo" es algo así como chino o árabe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que no es solamente una competencia de creatividad, Acirema, sino también de quién usa las palabras más rebuscadas.

      Eliminar
  14. ¡Me ha encantado! Además es cierto, siempre son mujeres jóvenes, guapísimas y con unos cuerpos de escándalo. ¡¡¡Vamos, las típicas personas que no están estriñidas!!! jajajaja
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y los hombres siempre rubios y musculosos, con autos deportivos. Todos están en la playa y, demás está decir, no están estreñidos. ja, ja.

      Eliminar
  15. Si que me he reido con esta entrada Gabriela!!
    La gente que sale en la tele anunciando cosas siempre tienen cara de felicidad y un lenguaje extraño, para no llamar a las cosas por su nombre a pesar de ser estreñidas y pasar dias dolorosos con la "jod*da" regla, como nos pasa a todas.
    Entre la gente normal que no salimos en la tele, hablamos sin pudor del estreñimiento, y de las compresa que usamos, por más que quieran endulzarles el nombre.
    Me alegra que descubrieras al menos una película, a ver si hay suerte con las demás.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Difícilmente vemos gente real en la publicidad, Marta. Parecen representaciones de la realidad y no personas que podemos conocer.

      Eliminar
  16. Hola Gabriela.

    Llevo riéndome sin parar con este post varios minutos, jajaja... muy muy bueno. He de dejarte pues hoy tengo el tránsito intestinal, a diferencia de tu entrada, rápido, jajaja...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y hasta parece que la preferencia por los eufemismos no conoce fronteras, Antonio.

      Eliminar
  17. ufff yo hubo una época que usaba mucho los eufemismos. Una gran amiga , entre risas, y un tanto bruscamente me animaba a hablar claro
    Suerte de los buenos amigos¡¡
    (genial haber conseguido al menos uno de los títulos¡)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que veas que no es tan difícil hablar claro, Miriam.

      Eliminar
  18. Hola amiga, la verdad es que esa manía esta de lo más extendida. En cualquier sala de reuniones de altos ejecutivos se compite por ver quien es el más cursi, así estamos...
    Un beso con todas sus letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el Perú, a lo cursi le llamamos huachafo, Fernando. Es una palabra tan descritiva.

      Eliminar
  19. Lo triste Gaby es que ese hábito se está extendiendo a otras cosas. Por ejemplo al aborto provocado, que es el homicidio de un ser humano dentro del vientre materno; ahora le llaman interrupción voluntaria del embarazo.

    En lo particular creo que cuando no llamamos a las cosas por su nombre, intentamos negar una realidad. Las cosas tienen nombre, hay que usarlo.

    Saluditos. Hilda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Negar una realidad o hacerla ver menos seria y grave de lo que es realmente, Hilda. Como el ejemplo que pones en tu comentario.

      Eliminar
  20. Así es Gaby, tristemente la gente se aprovecha de eso para hacer cosas terribles y no tan terribles pero inadecuadas :(

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.