miércoles, 26 de septiembre de 2012

Monólogo

Hace algunas semanas, AleMamá (que en estos días está celebrando siete años de su blog Despejado y cálido) lanzó un reto: narrar una historia en 50 palabras, incluido el título. La idea estuvo dándome vueltas en la cabeza, pero no se me ocurría nada. Hasta que encontré este zapato en la calle. Y la inspiración llegó.

Un día, quedé impar, solo, abandonado. Como casi siempre se nos necesita de a dos, el dueño decidió que ya no le servía. Pensar que lo acompañé tantas veces a lugares a donde siempre soñó ir, dándole comodidad a sus pasos, a sus pies… creí merecer una suerte mejor.
Cyrano también publicó su cuento en 50 palabras, mucho antes que yo.

44 comentarios:

  1. Gabriela, gostei da personificação do sapato e do teu poder de síntese.
    Beijinhos

    ResponderEliminar
  2. Ahora podrias escribir "la secuela" basandote en el zapato que se perdio. Lo imagino siendo encontrado pero... ya no esta su par. No dudo que lo harias igual de bien.
    Besos,
    Silvana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se me había ocurrido, Silvana. Gracias por la idea.

      Eliminar
  3. Dile al zapato: qué mejor suerte que ser uno ya, por fin !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez le evitaríamos una crisis de identidad, Milena. Buen punto.

      Eliminar
  4. Una historia muy buena... digna de primer premio de concurso. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, José. Y gracias por tan elogiosas e inmerecidas palabras.

      Eliminar
  5. Lo han abandonado por viejo? ¡pobrecito ! ¿y el otro?

    Una buena historia. Dicen que lo buneo si breve dos veces bueno y eso es lo que le pasa a tu historia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El otro se fue, Chelo, como nos cuenta Acirema más abajo.

      Eliminar
  6. Por que não?
    Parece-me uma boa sugestão!
    Vou pensar.
    Beijinhos

    ResponderEliminar
  7. Se fue. Cómo pudo olvidar los pasos que dimos juntos, los charcos que atravesaos, las rayas del camino, y hasta aquella vez que casi, casi, pisamos caquita de perro. Pero no importa, estoy seguro que algún día nos encontraremos y seguramente iniciaremos un nuevo camino, más viejos, pero más sabios.
    (50 paoabras)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena respuesta, Acirema. Esa es la otra parte de la historia, también en 50 palabras.

      Eliminar
  8. Hay que ver todo lo que se puede contar con sólo 50 palabras. Buena historia:))
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Laura. Y eso que he contado historias en menos palabras... y en orden alfabético además.

      Eliminar
  9. Resulta admirable esa capacidad de síntesis que habéis demostrado tanto Cyrano como tú.

    ¿Podré hacerlo? Ya sabes que me cuesta ser parca en palabras...

    ¡¡¡Menudo reto!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lanzo el desafío, Laly. Te va a salir algo muy bueno, vas a ver.

      Eliminar
  10. Saludos de USA.
    Querida Gabrielita. Siempre me sorprendes gratamen-
    te.Exactamente 50 palabras, igual que Cyrano.Me en-
    canto tu entrada. Te quiero.
    Cotiti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no valía que fueran más, Consuelo. Gracias por la visita.

      Eliminar
  11. No te preocupes Gaby, encontró la libertad, ya no necesita ir de a dos.
    Besossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien por él entonces, Norma. Y que sepa usarla sabiamente.

      Eliminar
  12. Te salio preciosa y hasta conmovedora la historia!felicitaciones!
    besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hiciste pensar en la canción que dice "zapatos rotos, zapatos rotos, con esta facha, ¿a dónde van?"

      Eliminar
  13. Hola Gabi!

    Nadie le dedicó nunca más lindas palabras a un zapato!!! suerte que pasaste tú por allí!

    Un Besazo preciosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Caro! Ojalá que así no se sienta tan solo.
      :D

      Eliminar
  14. Perfecto tu monòlogo sobre el zapato. Admiro tu capacidad de sìntesis, en 50 palabras no es fàcil decir tanto. La fotografìa es estupenda también, te felicito Gabriela por esta nueva entrada.
    Pasaré a leer luego el texto del mosquetero Cyrano.
    Feliz fin de semana, Gaby
    Chusa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El zapato fue un feliz hallazgo un día de caminata por calles miraflorinas, Chusa. Pensar que casi lo dejo pasar.

      Eliminar
  15. Seguí esta filosofía en mi penúltima entrada de blog "Breve historia de un encuentro"; a veces lo breve llega mejor a lo esencial.

    50 palabras ya es un reto aún mayor.
    Te salió re-bueno el relato.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Luz, Carol, Carolinda, Ayawé the wolf, y se inventan más. En un rato paso a ver tu relato breve.

      Eliminar
    2. Gracia Gabriela por tu contestación, con feedback da gusto :-). Puedes elegir un sólo nombre, Carol el de pila. La entrada es esta:
      http://de-las-txikicosas.blogspot.com.es/2012/08/breve-historia-de-un-encuentro-perros.html

      Gracias a Esteban te he descubierto por aquí, y la verdad estoy empezando a leer más entradas tuyas, me resultan muy interesantes y en un tono cercano. Nos veremos más ;-)

      Eliminar
    3. Definitivamente, Carol, nos veremos más.
      Como ves, me gusta contestar todos los comentarios que recibo. Creo que es parte importante de la interacción escritor-lector.

      Eliminar
  16. Nunca es tarde cuando la musa llega!...Pero te salió muy bien 50 palabras concisas y con un mensaje claro.
    iela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felizmente llegó, Iela. Más vale tarde que nunca. Gracias por la visita.

      Eliminar
  17. No se como puedes escribir solo cincuenta palabras amiga, te imagino como a mi mujer que cuando empieza a hablar con una amiga se calienta y no hay quien la pare, tu con tu pluma.
    50 Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo digo cuando leo tus recetas, Fernando. Lo haces parecer tan fácil. 50 gracias.

      Eliminar
  18. Gabriela, o que acontece é que arranho, não toco, muitos violinos.
    Beijo

    ResponderEliminar
  19. Gran poder de síntesis, Gabriela.

    El zapato aquel debe estar feliz y sentir que so soledad tuvo premio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez el solitario zapato nunca se lo imaginó, Esteban.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.