miércoles, 14 de marzo de 2012

Extraña es la naturaleza humana

Casi por definición, a los seres humanos no nos gusta sufrir, y hacemos de todo por tener una vida placentera y cómoda. Por eso es que se me hace hasta contradictorio que las personas acudan voluntariamente a un gimnasio.

Ahí vemos a personas de todo tipo. Están los gorditos que quieren dejar de serlo con el sudor de su frente, nunca mejor dicho. Están los flaquitos que quieren seguir siéndolo. Y están aquellos que no encajan en ninguno de los dos grupos, pero que han puesto todo el empeño en cumplir eso de "mente sana en cuerpo sano".

En alguna de esas tres categorías me encuentro desde hace poco más de tres meses. Por eso siento que puedo hablar con conocimiento de causa de esta extraña contradicción de la naturaleza humana que determina que personas comunes y corrientes dejen la comodidad del mullido asiento desde donde ven televisión y se vayan a sudar la gota gorda a un gimnasio. En mi caso, desde hace poco más de tres meses me levanto una hora antes de lo que acostumbraba para enfrentarme a esas temibles máquinas y extenuantes rutinas durante 50 minutos tres veces por semana.

Como voy a la misma hora, alterno casi siempre con la misma gente. Un tímido saludo al comienzo se convierte en risa cómplice cuando por ahí se escucha una respuesta al instructor, que para mí debe ser elevado a la categoría de héroe anónimo. Ahí debe aguantar todo tipo de respuestas cuando, no sé con qué criterio, nos ordena hacer una u otra cosa. Pero sigue al pie del cañón, sin rendirse.

Extraña y contradictoria puede ser la naturaleza humana. Y lo más extraño es que esa contradicción no es gratuita. Hay que pagar para acceder a ella.
------------------
Si tienes problemas para dejar comentarios en este blog, usa el boton rojo de la esquina superior derecha donde dice EMAIL ME!, deja ahí tu comentario, y yo me encargaré de hacer que salga en su debido lugar. Gracias y perdona la molestia. También lo puedes usar para comunicarte conmigo.

36 comentarios:

  1. Yo no le doy la contra a la naturaleza humana y pese a que mi cuerpo merecería algo de deporte, aún no logro salir del mullido sillón!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese comentario demoró menos de lo que me tomó publicar la entrada, Clau.
      No pasa nada si no sales del mullido sillón, creo al menos.

      Eliminar
  2. El hombre es el único animal que come sin tener hambre, bebe sin tener sed y habla sin tener nada que decir. (Mark Twain)
    Y podríamos agregar: el hombre (y la mujer también en este caso) es el único animal que se autoflagela, ¿no es cierto?

    ResponderEliminar
  3. Soy de las que tienen que sacar de cama o sillón con resongos de mis hijos, me dicen que debo caminar, esta inactividad la tengo desde hace dos años, creo que es algo que viene de haber dejado de pensar en mi persona.
    Antes era de ir al gimnasio, tenía sauna y nos hacían ambadurnar el cuerpo con miel de abejas, y luego ducharnos, pasaba tres horas, tres veces por semana, no me explico ahora como pude soportar ese suplicio. !Quería estar linda para mi amado!, hoy todo me da igual.
    Te felicito Gaby querida, es muy bueno cuidar el cuerpo, que es parte de la salud.
    Cariños,
    Maricarmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mala cosa es dejar de pensar en uno mismo, Maricarmen. Espero que pronto nos cuentes que venciste al silón mullido y saliste a dar una vuelta por El Golf.

      Eliminar
  4. Algunos me imaginan recontra deportista porque me la paso compitiendo en esas carreras de Nike, RPP, Adidas... pero mas de una vez me he quedado con la ropa de entrenar puesta y he cambiado de rumbo a un restaurante o al cine... asi que si ves a alguien en el cine con vincha, short y el Combo gigante en la mano... me saludas :)

    ResponderEliminar
  5. BIEN, HURRA, HURRA. Sigue adelante, ese tipo de masoquismo es exquisito y te devuelve beneficios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchos beneficios no he visto todavía, Carmen.
      :D

      Eliminar
  6. Saludos de USA.
    Ay! Gabrielita, Siempre me diviertes muchi-
    simo. Solo haces 50 minutos? Pues eso es po-
    quisimo. Para vere buenos resultados, debes
    tener una rutina de dos hora, minimo.Yo hago
    gimnasia por salud, sino me suben los trigli-
    cerios (Se escribe asi?)Me duele la espalda
    baja y etec...etec..etec. Sigue adelante y
    te vas a sentir muy bien. Te lo digo yo que
    hago gimnasia desde que el mundo es mundo.Te
    quiero.
    Cotiti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco la recomendación, pero 50 minutos tres veces por semana me bastan y sobran, Consuelo.

      Eliminar
  7. Uf!!! lo mas que consigo es andar una hora diaria y ya es mucho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lees algunos de los comentarios, verás que lo que haces es más de lo que hacen muchos, Chelo.

      Eliminar
  8. A mí esto del blog me ha venido de perlas... tengo la excusa perfecta para no acercarme al gimnasio por falta de tiempo, jajaja. Antes eran las niñas (la excusa), pero ya no me servía porque ya están en una edad en que ya empiezo poder hacer algunas cosas de nuevo.

    De todas maneras, entiendo perfectamente a los que se enganchan a una actividad deportiva. Las veces que he hecho ejercicio he sentido la necesidad de seguir.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que necesidad de seguir siento la obligación de seguir, Laly. Todavía no siento que me haya enganchado, pero ahí vamos.
      :D

      Eliminar
  9. Llevo 5 años yendo a un gimnasio por necesidad...Estoy haciendo Pilates y me ha venido de maravilla para mi maltrechas lumbares...Es una gimnasia muy pausada, se hace casi toda en el suelo y te fortalece la musculatura...los años no perdonan.
    He pasado de tener un faja ortopédica y fuertes dolores a no usarla y estar bien Me lo recomendó la traumátologa,
    Pero los veo allí como locos en los aparatos haciendo los ejercicios algunos en la cinta parece que van a correr los 10.000 m por lo memos.
    Creo que te vendrá bien un poco de ejercicio
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Bah.

    Soy un lobo estepario en los gimnasios.
    Soy yo versus la caminadora y nada más

    Por más que me hablen de masa muscular, proteínas y demás paparruchas yo sólo creo en relajo absoluto de correr, correr y correr hasta no dar más.

    Bah.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cambio yo, Renzo, nunca me he subido a la caminadora. Ya veremos cuando pase unos minutos ahí.

      Eliminar
  11. Qué bueno Gabriela, tù también caìste en la tortura de 3 veces por semana...dicen que da beneficios, serà. Pero yo prefiero el ejercicio al aire libre. Soy demasiado perezosa para vestirme con un chàndal y encerrarme en un cuarto a sudar y ver a otras personas que sudan como yo, correr sin llegar a ningùn sitio. Bueno, ya te habràs dado cuenta de que te habla una perezosa total sin ganas de autoflagelarse.
    Un abrazo
    Chusa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices, Chusa, será que da beneficios. Por ahora, está por verse.

      Eliminar
  12. Que bien que te decidieras y lo estes haciendo. Yo tambien debería hacerlo para estar más en forma, siempre lo estoy pensando pero siempre encuentro una escusa, en fin, algún día. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algún día es una fecha ideal para empezar cualquier cosa, María Jesús.

      Eliminar
  13. Solo me queda alentarte a seguir, el cuerpo se siente bien cuando se hace ejercicio. Ojalá pudiera yo hacerlo, tengo la excusa de mi hija jijiji
    Pero bueno, intento subir y bajar escaleras en el edificio en vez de tomar el ascensor... Y es gratis jaja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el aliento, Cheluca. Te animo yo desde estas tierras. Por lo pronto, sigue usando las escaleras y dejando el ascensor para los flojillos.
      :D
      PD: nuestros comentarios se han cruzado en el ciberespacio.
      :D

      Eliminar
  14. Querida amiga,
    Me alegra mucho que vayas a un gym, ojala pudiera ir contigo pero a la distancia solo me queda comentar :(
    La verdad para mi es un placer ir a un gym. Solia practicar racquetball pero mis amistades me fallaban y a veces no podiamos en los mismos horarios. El gimnacio fue la mejor solucion y no me arrepiento, encuentras personas que te hablan de temas afines (nutricion, logros, best cardio, etc)te animan, te dan tips...quizas es solo cambiar la palanca de sufrimiento a la de placer (reprogramar el concepto) y veras como es una alegria ir temprano o despues del trabajo.
    Dale con todo amigaaaa
    besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por los ánimos, Patricia! Así da ganas de ir todos los días. Es más, hasta casi me arrepiento de haber faltado hoy.

      Eliminar
  15. Hola Gabriela: Nuevamente, al entrar a tu blog, incluso antes de llegar a la opción de comentar, se me desaparece la página. Queda en blanco. La situación supera mi entendimiento. Cariños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensé que era un problema superado, Esteban, y también supera mi entendimiento. Lo bueno es que tenemos manera de burlarnos de esta circunstancia. Gracias por la visita.

      Eliminar
  16. No es menor el que por moda se decida sufrir humillaciones sudorosas como no poder llevar el ritmo o levantar la pata como se espera, pero que es más sano que el sillón nadie lo duda; ahora, que nos haga levantarnos en pinta deportiva y pagar para sufrir, como dices, ya es otro cantar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien paga para sufrir o "porque la moda no incomoda", definitivamente es parte de otro cantar, AleMamá.

      Eliminar
  17. Hola Gabriela!

    Te he conocido através del blog de "La Flor de Canela" y... me encanta tu blog y sobretodo tu forma de ver la vida.

    Aquí me quedo leyéndote un rato.

    Un BEsazo

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.