domingo, 19 de febrero de 2012

Estampas callejeras

Una muchacha llora desconsolada sin hablar, mientras sostiene el celular a la altura de la oreja. El interlocutor habla sin que lo interrumpan. ¿Estará la muchacha escuchando razones que acarrean decisiones definitivas? ¿Estarán dándole explicaciones que ella preferiría no escuchar?

Un conocido publicista que no tiene un pelo de tonto cruza la avenida miraflorina de doble sentido aunque el semáforo le indica que debe esperar todavía 15 segundos más. Pasa al costado de alguien que lo mira con evidente desaprobación y que debe contenerse las ganas de gritarle "¡este santo no!"

Una mujer, harta de que su vecino le deje la basura en la puerta, pone un cartel en el poste de luz que está frente a su casa. Cada día, un cartel distinto. Se puede interpretar que al vecino le importa un reverendo pepino el papel de la mujer y que no solamente lo arranca y lo rompe, sino que sigue dejando su basura en donde le han pedido, siempre en tono educado, que no la deje.

Un niño pequeño, acompañado de una mujer adulta, cruza la pista subido en su triciclo. Cuando va a la mitad de su recorrido, ve que a lo lejos viene un carro. El niño mira hacia adelante y hacia atrás. Tiene dos opciones: o sigue rápido y llega a la vereda del frente o retoma sus pasos y regresa por donde vino. Opta por lo segundo, pero por precaución, se baja del triciclo y lo jala hasta estar de nuevo en lo que considera puerto seguro. El carro que motivó su decisión voltea una cuadra antes de llegar a donde está el niño con su triciclo.

Un cartel pegado en un poste incluye la foto de un gato que parece fino. Es un anuncio de recompensa a quien encuentre la mascota perdida pocos días antes. A mano, ayudado por la letra de algún bromista, el gato dice: "je, je, por fin conseguí mi libertad".
---------------
Si tienes problemas para dejar comentarios en este blog, usa el boton rojo de la esquina superior derecha donde dice EMAIL ME!, deja ahí tu comentario, y yo me encargaré de hacer que salga en su debido lugar. Gracias y perdona la molestia. También lo puedes usar para comunicarte conmigo.

26 comentarios:

  1. Creo que yo si le hubiera gritado al publicista, o a cualquiera que cruce la pista sin esperar que la luz se ponga verde.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el paseo en algunas calles limeñas... Se siente como estar un ratito de regreso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberte traído de vuelta, Carmen. Aunque sea por un ratito.

      Eliminar
  3. Ene. Como consigues crear un post de lo más simple.

    Sana envidia siento en estos momentos.

    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me halagas, Renzo, pero te puedo asegurar que más (no tan) sana envidia siento yo cuando leo que los agasajo que recibes en algunos restaurantes.
      :D

      Eliminar
  4. Saludos de USA.
    Querida Gabita, que bonita tu entrada. Cuantas
    veces hemos sido testigos de escenas como estas
    o las hemos vivido. Escenas de la vida real.Me
    encanto!. Te quiero.
    Cotiti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, Consuelo, escenas simples de la vida real.

      Eliminar
  5. Buen post Gabriela...es la rutina de vida diaria!! Vamos por la calle pensando en otras cosas y estamos tan acostunbrados a verlas que no nos llaman la atención.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas pequeñas estampas de la vida diaria que pasan frente a nuestros ojos, Laura. Me alegra que te gustara.

      Eliminar
  6. Retazos de un día cualquiera vistos por un espectador cualquiera.

    Si se sabe escribir, de la cotidianidad se saca un relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida diaria es una fuente muy rica de ideas, Chelo.

      Eliminar
  7. Celebro nuevamente tu notable capacidad, Gabriela,para captar tan habilmente lo que para otros puede pasar inadvertido o no tener relevancia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola bonita,

    es curioso (y descorazonador) ver como la mala educación no tiene fronteras. He estado parada en ese semáforo con mis dos hijas cogidas de la mano y cantando :"rojo, rojo, me tengo que parar; verde, verde, ya puedo caminar", cuando he visto al personaje cruzar la carretera, ver la cara de sorpresa de mis niñas y no dar una voz y reprochar su actitud porque todavía es capaz de volverse y encararse.
    Cómo esas, unas cuantas. Menos mal que te tenemos, Gabriela, y que eres capaz de narrarlo con esa sencillez y claridad.
    Un besito muy fuerte.

    Laly

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que se trata de una persona supuestamente educada, Laly. Eso lo hace peor.

      Eliminar
  9. Hola Gabriela, acabo de volver de Madrid y he venido a tu rinconcito para leerte y me ha gustado mucho tu entrada describiendo esas estampas callejeras miraflorinas que detienen el tiempo en una imagen y asemejan a las de cualquier ciudad ajetreada.
    Un abrazo desde venecia
    Chusa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ESpero que todo haya salido bien en España, Chusa. Gracias por la visita.

      Eliminar
  10. Gaby, tengo algún problema en mi alerta de actualizaciones y tardo en llegar, pero acá me tienes.

    Me encanta este tipo de posts, donde se toman trozos de la vida misma que le van poniendo color al entorno del bloguero. Otro que suele hacerlo y me hace gozar con ellos es Fernando, de En Madrid del que te dejo una muestra en el enlace. Te gustará, seguro.

    Cariños, Gaby.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la recomendación, AleMamá. Me pasaré por el blog de Fernando, cuyos comentarios siempre veo en tus posts.

      Eliminar
  11. Detalles del diario vivir.en palabras exactas... que bonito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que afectan a todos por igual, Cyrano. Gracias por venir por acá.

      Eliminar
  12. Hola Gabriela !!!! tanto tiempo .

    Me han encantado las estampas callejeras , en casi todos los países las podes encontrar , la del gato buenísima .

    Un beso , cuídate .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que los dueños hayan encontrado al gatito, Nancy. Aunque eso significara el fin de su libertad.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.