jueves, 11 de junio de 2009

Diálogo abecedario

- ¿Ya la viste?— pregunta la primera.
- ¿A quién?— responde interrogativamente la segunda.
- A la flaca esa, pues. Esa que es tan flaca que si no le ponen el sombrero se confunde fácilmente con las que tiene al lado.
- ¿Qué tiene?— vuelve a preguntar la segunda, sin entender bien cuál es el punto al que quiere llegar su interlocutora.
- Que está insoportable. Desde que se ha hecho tan famosa cree que es más importante que todas las demás. Debería darse cuenta de que siempre va en minúscula y como complemento de otras cosas, y que por sí sola sigue sin valer mucho.

Este diálogo ficticio (preferentemente imaginado con una buena dosis de entonación limeña) bien podría estar dándose dentro del alfabeto, en donde "la flaca que sin sombrero se confunde con lo que tiene al lado" es la letra i. Efectivamente, de un momento a otro la i se ha hecho muy famosa, pues por todos lados vemos iPhones, iPods, iTouch, iLike, iGoogle y similares.

Quizá a estas alturas ya las demás letras estaban medianamente acostumbradas (aunque no necesariamente cómodas) con la súbita popularidad de la e, en palabras como e-mail, e-business. e-books, etc. La diferencia entre ambas popularidades es que la e viene seguida de un guión, lo que indica que no es propiamente parte de la palabra.
Hace algunos años leí el libro El orden alfabético, de Juan José Millás. Recuerdo que el autor señala en una parte que la vida diaria no respeta el orden alfabético. Así dice, por ejemplo, que alfabéticamente, el almuerzo debería venir antes que la cena y que el desayuno. Igualmente con la muerte, que en el diccionario viene antes que el nacimiento.
Eso hizo que me preguntara: ¿y si algunas letras estuvieran efectivamente celosas de otras más usadas? ¿Y si en represalia decidieran esconderse? ¿Y qué pasaría con el popular juego de palabras cruzadas, en donde hay letras que tienen diez veces más valor que otras?

¿Se lo han preguntado? Ahí lo dejo como tarea...
----------------
Agradezco a Gonzalo por su colaboración en este post.

15 comentarios:

  1. Es increible lo que puede hacer la imaginación, ya en el colegio ponían apodos con las letras, la más usada era la "i",para las muy delgada, le seguía la "O",para las gorditas sin cintura. Si nos ponemos a pensar en el orden alfabético, que traumada se debe sentir la "Z",es la últma y que importante la letra "A",siempre primera. Yo me sentía fustrada cuando llamaban lista por estar entre las últimas por la "R"de mi apellido,y cuando entregaban exámenes, la espera de ver las notas, era interminable.En la palabra "abecedario", están las cuatro primeras. ¿Qué se usa más,"alfabeto",o "abecedario".Otra tarea de mi parte.
    MARICARMEN

    ResponderEliminar
  2. Tomo nota de la tarea, muy curiosa y simpática:
    Alfabeto:de alfa y beta (a,b)
    Abecedario:de a,b,c,d.
    Uso indistinto.
    Los catalanes aficionados al futbol usan otra letra: la Ç (c cedilla, c trencada)¡Barça!
    Un cordial saludo,
    Lluis

    ResponderEliminar
  3. Hola Gabriela:

    La letra Z debe sentirse como aquel desgraciado ciudadano, último en la fila y condenado a recibir migajas que le dejan todos los demás contertulios.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Lo único malo de apellidarse con R, Maricarmen, era cuando algunos profesores empezaban por el final de la lista.
    A lo largo de toda mi vida escolar, siempre fui la número 8 de la lista: si entraba algún nuevo que me podría desplazar al noveno lugar, salía otro y todo quedaba compensado.

    La ç, Luis, debe ser una letra más que usada por los hinchas del Barça... debe ser una letra muy querida.

    Puede ser, Esteban, puede ser. A ver si en otro diálogo abecedario encontramos la respuesta.
    Gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  5. Recordaba como aprendí a leer, en el llamado "CARTÓN", que era el abecedario que se tenía que saber de memoria, mis hijos aprendieron a leer con el libro "Coquito", que tu debes haberlo usado. Decían que la generación del "Coquito", no sabían el orden alfabético y por lo tanto, les era muy dificil buscar en los "Diccionarios", y en la "Guía Telefónica". ¿Tu que opinas?, eres de la generación del famoso Coquito.
    Felicito a Gonzalo por la brillante idea de tu post., que ha dado lugar a éste debate sobre el olvidado abecedario.

    ResponderEliminar
  6. Los de mi promoción aprendimos a leer con el libro "Amigo", no con el clásico "Coquito". No sé de nadie más que haya aprendido a leer con ese libro que decía ser mi amigo.

    ResponderEliminar
  7. Pienso que los de la Z y aledaños se llevan siempre la mejor parte en el colegio, pues los profesores llegan a ellos cansados y con ganas de terminar. Pobrecitos los que empiezan con A y B, por ejemplo, los profes están con todos los bríos y exigencias. Para mí, la mejor letra es la O (la mía por supuesto) y también, haciendo concesiones, la G.

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante tu cuestionamiento del orden de las cosas, que se puede aplicar a toda la vida, mismo Benjamin Button.
    En esta época de los mensajitos de texto y abreviaturas, yo vivo espantada del doble asesinato de la K sobre la Q y la U.
    Últimamente la K, mi pobre letra, viene ganándose odios, primero por los Kirchner y ahora atentan contra la qu. :)
    Saludos,
    Katia

    ResponderEliminar
  9. Segun el idioma. Para mi la "e" sigue siendo la reina en el castellano.

    ResponderEliminar
  10. que buen post!!!! me ha gustado como para escribir todo un cuento!!!
    Y es verdad, si yo fuera letra estaría celosisisisisima de la "i"... :)
    Y mi letra es la "z" :)

    ResponderEliminar
  11. No siempre, Lina. A veces a algunos profesores se les ocurría empezar por el final... para variar.

    Si Katy, me pasa lo mismo, aunque entiendo que tu frustración puede ser mayor por razones más que obvias.
    Gracias por la visita.

    Por los comentarios de Eduardo y Zocadiz, es notoria la razón de la inclinación de cada quien por una letra.
    Para mí, junto con la G viene la R. Me parece una letra sólida y fuerte.
    ;)

    ResponderEliminar
  12. Me ha gustado la historia del principio. Me ha resultado interesante esa personificación de las letras!!Me leeré el libro!
    un saludo

    ResponderEliminar
  13. La verdad que no he leido ese libro .
    Me has puesto a pensar .
    Yo po el apellido siempre era casi última , solo tenía suerte cuando nos ponian por orden de altura ahí era primera :)))).

    Un beso , cuidate .
    Nancy

    ResponderEliminar
  14. Disculpa la ausencia, pero aquí ando, leyéndoles. Que lindo post, me hiciste recordar la canción de Cricri sobre las 5 vocales.

    Saludos. Hilda

    p. d. si no la conoces, dime y te la busco y mando por mail.

    ResponderEliminar
  15. Jé, me hizo sonreír tu escrito en medio de una noche dominguera :)

    Creo las letras son toda una maravilla y a veces hasta pasan por locas.

    Gracias por compartir las tuyas,

    Cati.

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.