sábado, 17 de mayo de 2008

Noche en blanco







Anoche, Lima tuvo su primera Noche en Blanco. Viviendo como vivo a cuadra y media de la Av. Larco, en Miraflores, no podía perdérmela.

Foto: La República
A las 8 pm caminé el trecho que separa mi casa de Larco, y a la distancia la música se escuchaba festiva y alegre. Cuando llegué, ya había comenzado el desfile de bailes regionales de Áncash. Siempre he sabido que el Perú es un país riquísimo (en el colegio nos enseñan que es un microcosmos), pero nunca me imaginé la riqueza cultural de uno solo de nuestros departamentos. Pasaron Pallas de Corongo, bailes de Caraz, negritos. Traté de que mi mente registrara todo lo que fuera posible para poder retenerlo. Pero era tanto que terminé declarándola una misión imposible.

No sé por qué, pero solamente hubo desfile de los diferentes bailes de Áncash.

Cuando esto terminó, caminé hacia el Óvalo de Miraflores. Son 12 cuadras que camino como nada prácticamente todos los días. Anoche ese recorrido me tomó más de una hora. Era tanta la gente, turistas, vecinos, curiosos... todos queríamos ver un trocito del espectáculo.

¡Y qué espectáculo!

En el Parque de Miraflores hay una muestra fotográfica impresionante, con imágenes increíbles de todas partes del mundo. Imágenes gigantes que pueden verse a metros de distancia, muy bien iluminadas. Pero lo que más me impresionó fue ver que nadie caminaba por el pasto, todo el mundo se apiñaba en las veredas del parque y respetaba las áreas verdes. Es impresionante si pensamos que el nuestro es un país conocido porque nadie respeta las normas. Para empezar, no se respeta siquiera la luz del semáforo.

Ya de regreso vi el desfile de las variedades de papa, la estrella de la noche. También sabía que el Perú tiene más de mil variedades de papa (y creo que me quedo corta con el cálculo), pero una cosa es saberlo y otra es tenerlas delante. Lo más gracioso fueron las papas tran$génica$, que por pitucas desfilaban en limosina (las otras en armazones armados con alambres nomás).

Qué sensación de orgullo. Inenarrable. Quién lo hubiera pensado hace no muchos años, cuando los chicos malos casi destruyeron nuestro país. Anoche recordé las palabras de un amigo extranjero con el que hablé hace poco por teléfono: "ustedes son la estrella de América Latina, con un crecimiento impresionante".

Ojalá Marcelo que nada detenga ese crecimiento.

4 comentarios:

  1. Participa y difunde:

    CONVOCATORIA PARA LA PRIMERA ANTOLOGÍA DE POESÍA Y NARRATIVA BREVE “CATÁSTASIS” 2008

    Mayor información:

    http://edicionesorem.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Es que no tenia camara. El post se me ocurrio ya estando ahi.

    ResponderEliminar
  3. Hola Gabriela!

    En principio GRACIAS por tu visita que me ha permitido de llegar a tu espacio: me gusta mucho lo que contas en el.
    Habia leido el post de Marcela sobre los churros (como diria mi abuela, el mundo es un pañuelo!)

    Y mira: yo vivo en Francia desde hace 7 años, es un pais profundamente gastronomico, y los franceses son (al menos los que he conocido) muy didacticos con la comida, lo explican todo, el vino, la coccion: todo.
    Y de a poco me he interesado en otras cocinas que son maravillosas, dicen que la Thailandesa es una maravilla tambien! Y de la cocina Peruana se habla cada vez mas: Yo tengo ganas de conocer ese pais hace MUCHOOO tiempo:)

    Yo como latinoamericana que soy me siento orgullosa de que Peru brille, y ojala siga asi en muchos aspectos!
    besos!
    andrea

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.