viernes, 13 de abril de 2018

Misterio crochetero

Imagen
Una lectora habitual me hizo llegar esta historia de un misterio más de tantos que todos vemos a cada rato en nuestras casas.
-------------------
Hace un tiempo, tejí dos redondelitas en crochet, una azul y otra blanca, de unos 10 cm.de diámetro, y las tenía en una mesita cerca de la ventana que da al patio interior de la casa. Una mañana, en el momento de limpiar la mesita, los dos tejidos se me cayeron al patio. En ese momento no los recogí y me olvidé del asunto.

Más tarde, salí al patiecito pero solo encontré la redondelita blanca, no la de color azul. No le di importancia. ""stará debajo del televisor colocado debajo de la ventana", pensé.

Así pasaron varios días, hasta que tuve que mover el televisor para barrer y limpiar, y ante mi sorpresa no encontré ahí el tapetito azul. Miré, jalé, busqué, salí al patio, miré por todos lados... y nada.

La redondelita azul se ha hecho humo, desapareció. Se cayeron las dos ante mis ojos y solamente encontré una. No es cosa de broma, yo sigo buscando.

Estoy pensando que este es un caso similar al de las medias que desaparecen misteriosamente y luego aparecen en un cajón olvidado. Es muy probable que uno de estos días encuentre el tapetito azul en el lugar menos pensado de la casa.

¿Será?

16 comentarios:

  1. Hola Gabriela !!!
    Que sorpresa de la Sra que alguien conozca el perfume y mas si es especial .

    Nunca esta de mas encomendarse a un santo si nos pasa algo como a Rita

    Después de tantos años todos cambiamos . Yo tampoco me tiño las canas .

    Que calor tendrían las chicas cuando se dieron cuenta de que se les había oído .

    Ja,ja yo no tuve el libro fucsia , pero si sabia lo de las corvas .

    Sobre los relojes , yo tengo uno solo que le doy cuerda y mis hijos y nietos me dicen porque lo hago
    Es un regalo que me hizo mi suegra antes de morir y no lo cambio por ninguno .
    Todavía hay personas que confían en otras y pueden dejar a pagar lo que falta y personas en las que se puede confiar .

    Los misterios insondables a veces nos dejan pensando . A mi me paso con una aguja de crochet la vi caer pero no la pude encontrar ,
    corrí muebles y sacudí mantas ; a las semanas cae de un almohadón .

    Un placer como siempre pasar por tu blog .
    Un beso , cuìdate y feliz finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Nancy. Gracias como siempre por darte el trabajo de leer todo con tanta atención y de comentar todo.
      Es reconfortante saber que no solamente por estos lares se "desaparecen" las cosas.
      Buen domingo.

      Eliminar
  2. Como si de pronto se volvieran invisibles algunas cosas! Misterios de la vida?
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente como lo has dicho, Soñadora. Como si las cosas se volvieran invisibles.

      Eliminar
  3. Mistério , igual ao das meias, sim. Bom domingo. Beijinhos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las medias ya es un clásico universal, Nina.

      Eliminar
  4. La mayoría de las veces este tipo de cosas tienen una explicación mucho más mundana de lo que nos gustaría pensar. Que tengas una estupenda semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudo, Sopa Azul, y me encantaría conocerla. Sería un gran alivio a la sensación que deja cada uno de estos misterios.
      :D

      Eliminar
  5. Vas a ver que en algún momento aparecerá el tapete perdido. Y que nos lo cuenten por favor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo dudo, y va a estar exactamente debajo de las narices de todos.

      Eliminar
  6. Me pasó algo parecido, pues un dia no encontraba mis anteojos por ninguna parte y me di por vencida buscando los otros que tenía para repuesto. El otro dia, como ya está cambiando el tiempo, saqué una chompa que por olvido no la habia lavado antes de guardar y... sorpresa. En el bolsillo estaban mis tan buscados anteojos. O sea que suceden siempre cosas así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acá la desaparición fue menos "misteriosa", pero qué bueno que encontraras tus lentes.

      Eliminar
  7. Esa historia me recuerda que yo soy "la señora despistes" y mejor, no te cuento nada de los calcetines, nunca están emparejados!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá algún día de animaras a contar alguno de tus despistes.
      :D

      Eliminar
  8. A mi esposa que tu conoces, Gabriela, le pasan esas cosas a menudo. A estas alturas no descarto las fuerzas sobrenaturales, en homenaje a la paz conyugal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo hagas en aras de la paz conyugal, Esteban. A mí se me han perdido cosas que luego encuentro encima de un cajón. Doy fe.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.