jueves, 17 de junio de 2010

Lo bueno, lo malo

Lo bueno de vivir cerca de un hotel lujoso e importante es que, cuando hay reuniones de alto nivel, las esquinas que rodean tu casa están llenas de policías que dan una sensación de seguridad.

Lo malo de vivir cerca de un hotel lujoso e importante es que, cuando hay reuniones de alto nivel, las normalmente tranquilas calles se vuelven un caos.

Lo bueno de vivir cerca de un hotel lujoso e importante es que, cuando hay reuniones de alto nivel, tienes una buena excusa para llegar un poco tarde a cualquier parte.

Lo malo de vivir cerca de un hotel lujoso e importante es que, cuando hay reuniones de alto nivel, tus amigos no tienen sitio para estacionar su carro si vienen a visitarte.

Lo bueno de vivir cerca de un hotel lujoso e importante es que, cuando hay reuniones de alto nivel, puedes poner en práctica tus destrezas (que creías olvidadas) de cómo cruzar la pista en dos segundos, deslizándote entre los carros.

Lo malo de vivir cerca de un hotel lujoso e importante es que, cuando hay reuniones de alto nivel, sientes toda tu calle invadida por mil ojos.

Lo bueno de vivir cerca de un hotel lujoso e importante es que, cuando hay reuniones de alto nivel, se renueva un poco la monótona rutina.
Lo malo de vivir cerca de un hotel lujoso e importante es que, cuando hay reuniones de alto nivel, todas las cosas buenas duran apenas unos pocos días.

Lo bueno de vivir cerca de un hotel lujoso e importante es que, cuando hay reuniones de alto nivel, todas las cosas malas duran apenas unos pocos días.
PD1: lo bueno de ver el Mundial de Fútbol desde lejos es que no te angustias por los resultados de tu selección.
PD2: les invito a leer mi historia corta titulada The note, publicada en el sitio web Rammenas. Está en inglés.
------------
1. Tal vez alguien me pueda explicar por qué los narradores y comentaristas de fútbol (ahora que están de moda) dicen "Fulano viene por derecha". O "Mengano ataca por izquierda". ¿En qué momento se dejó de decir por la derecha y por la izquierda?
2. ¡Feliz Día del Padre a todos los ídem que lean este blog!

15 comentarios:

  1. QUERIDA GABY: REUNIONES DE ALTO NIVEL QUE DEJARON UN GRAN VACÍO, POCO SE SABE...POCOS NOS ENTERAMOS SOBRE LOS RESULTADOS.
    SIN PENA NI GLORIA.
    DE QUÉ NOS VALE SER ANFITRIONES SI AÚN NO LOGRAMOS SOLUCIONAR LO NUESTRO.
    HAS HECHO, UNA VEZ MÁS, QUE SIENTA TU SENTIR CUANDO SE VIVE CERCA DE UN HOTEL DE LUJO.
    RECUERDOS DEL AYER QUE ME LLEVAN JUSTAMENTE A AQUELLA INTERCEPCIÓN DE LARCO CON BENAVIDES.
    GRACIAS POR TU ENVÍO.
    AFECTUOSOS SALUDOS,
    ANTONIO

    ResponderEliminar
  2. Lo bueno de vivir ahí es que debe ser un barrio bastante accesible y bueno en general. Lo malo es la excesiva exposición a que te cambien la rutina cada tanto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Siempre estás actualizada sobre los eventos de alto nivel, visitas de personajes importantes.

    En un golpe de suerte si el auto de George Clooney queda parado por el tráfico frente a tu ventana... le puedes tomar una foto con tu celular como a los caracoles.... ja ja !

    Lo bueno puede durar segundos, aprovéchalo!

    ResponderEliminar
  4. Lo bueno es que el Westin tendrá como vecinos solo a oficinas. Así no generaremos estas sensaciones entre quienes lo único que desean es vivir tranquilos.
    Lo malo, es que no tendremos cerca una vecina como tú.

    ResponderEliminar
  5. En Lima vivía en una zona hiper tranquila pero acá, como tu, vivo a media cuadra de un hotel, uno de los Sheraton, pero la verdad es que el caos no lo genera el hotel ni los eventos del mismo, sino la misma ciudad que es así, caótica en tránsito, en gente, en clima... y ya me acostumbré :)
    Tu historia me pareció fantástica pero me dejó muy pero muy intrigada mmmm que decía el papelito???? jaja
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Valiosa filosofía la tuya, Gabriela.

    (Como narrador deportivo, tampoco me acostumbro a la nueva tendencia de "por izquierda y "por derecha". Creo que hay otras formas de ahorrar palabras)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Hola Gabriela:
    A estos constructores de hoteles que no respetan al vecindario, no se les tendría que dejar construirlos...
    elimina lo malo y deja sólo lo bueno!
    Feliz fin de semana,
    Luis

    ResponderEliminar
  8. Si de lo malo , se puede sacar algo bueno , a veces vale la pena .

    Un beso , feliz fin de semana , cuidate .
    Nancy

    ResponderEliminar
  9. Me gusts tu copa con 1/2 agua, y 1/2 aire :)

    El mismo aqui :-( "lo bueno de ver el Mundial de Fútbol desde lejos es que no te angustias por los resultados de tu selección".

    ResponderEliminar
  10. En general resulta positivo vivir cerca de un hotel de alto nivel ¿no?

    No se inglés, esperaré que venga uno de mis hijos y me lo traduzca.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. El cruce de Larco con Benavides es mucho más complicado que mi apacible vecindario, Antonio... claro, cuando no hay reuniones de "alto nivel".

    Es súper accesiible, AleMamá y todo está a la mano.

    Tener a George Clooney de vecino por unos días... eso si no tendría nada de malo, Renata.

    Si todos los hoteles fueran tan considerados como el Westin, otro sería el cantar. Gracias Ana Cé.

    Ese papelito dejó intrigados a todos, ¿no Katia?

    Felizmente me das la razón, Esteban, algo que considero muy valioso.

    En general el hotel no molesta, Luis, pero cuando hay esas reuniones es un poco fastidioso.

    Siempre se puede sacar lo bueno de lo malo, Nancy. La cosa es efectivamente encontrar la parte buena (yo no lo hago siempre, ja, ja).

    Felizmente compartes ese consuelo respecto al Mundial, Tarek.
    :D

    Como todo en la vida, María Jesús, las cosas tienen un lado bueno y uno malo. Tenemos que aprender a ver el bueno por encima del malo.

    ResponderEliminar
  12. Ay los hoteles!! Que no son mágicos? Cuantas historias alrededor de ellos. Tantas historias con las que puedes sonreirte o enojarte cada que la rutina de ellos (porque la tienen también), cambia la tuya.

    Saludos,

    Cati

    ResponderEliminar
  13. Hola mi querida sobrina y ahijada muy querida, yo no vivo cerca de un hotel lujoso de alto nivel, sino junto a las grande e importante Singoga judia.

    Lo malo es el sufrimiento y tortura de más de un año, mientras demolian la linda residencia que compraro para hacer su sofisticada edificación, polvo ruidos horribles, etc.etc.

    Lo bueno es que hace tres meses terminaron de construirla, yo respiré tranquila y pensé ya no más ruidos.

    Lo malo fue el día de Celebración por la Inauguración, yo no me di cuenta, solo senti desde las 6.00 pm., una música suave muy bonita, hasta que como a las 12.30 am, salté de la cama aterrorizada, un ruido horrible de motor encendido, una sirena de espanto, como de señal de peligro,y simultaneament una enorme circulina que iluminaba toda la casa con una fuerte luz roja que giraba por todos lado. Yo pensé son una banda de asaltantes que ataca la Sinagoga, o terroristas y la policia está actuando, con mucho miedo pero con grandes deseos de saber que sucedía, me asomé al balcón, y cual no sería mi sorpresa al ver frente a mi casa 2 enormes buses de lujo, muy altos que tenía el motos encendido, la sirena y cada uno una circulana, todo al mismo tiempo, como eran tan anchos ocupaban toda la pista y para avisar que no circulan autos por toda la manzana y cuadras cercanas a su Sinagooga, y que además los asistentes supieran que los estaban esperando, la gente salió como de sus casas asustados.

    Lo bueno es que me quedé mirando el desfile de modas más elegante de los últimos tiempos, las parejas estaban vestidos como para la entrega del Oscar, y sin exageraciones tenían una alfombra roja desde la puerta de salida, hasta la entrada al busen, y dos morenos muy elejante con guantes blancos ayudaban a las damas a subir sin que ensuciaran sus vestidos, ese desfile y ruido de motor encendido, sireta y luces duró dos horas, núnca olvidaré ese sábado.

    Yo tampoco soy tan trome como tu, no puedo leer el que está en ingles.

    Cariños,
    María del Carmen

    ResponderEliminar
  14. Excelente ejemplo de que muchas cosas, tiene ventajas y desventajas.
    Abrazos. Hilda

    ResponderEliminar
  15. Los hoteles guardan mil historias, ¿no Cati? Con el alboroto que armábamos en el hotel en Santiago, por ejemplo, seguramente se podrían hacer miles de posts.

    Vecinos bulliciosos, eso si que es muy molesto, Maricarmen.

    Todas las cosas tienen lado bueno y lado malo, Hilda. A veces me es difícil ver el lado bueno, je, je.

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.